Asia: Los destinos más baratos para vivir en 2017

¿Creéis que es posible vivir en un lugar paradisíaco sin tener que gastarse el sueldo de todo un año? Resulta evidente que Asia es el continente más barato del mundo en lo que a nivel de vida se refiere. Desplazarse desde Europa no resulta muy barato, pero una vez allí vivir es muy barato.

El equipo de #afinidadviajera ha realizado una selección de cuáles son los destinos asiáticos más baratos para vivir en el año 2017.

Vietnam

¿Sabéis cuánto puede llegar a costar el alquiler de una casa en este país? Pese al continuo incremento de turistas que cada año visitan Vietnam, este país sigue siendo uno de los destinos más baratos del planeta. Una casa de alquiler en este país suele costar entre 150 y 200 euros. No cabe duda decir que Vietnam es famosa por tener once mil hectáreas de selva tropical en su costa Sur-Oriental. Quizás sea el mejor lugar de Asia para el buceo y la pesca submarina. Por ejemplo en la ciudad de Hoi An, una suite con excelentes vistas y con spa ronda los cincuenta euros por noche. Comer en este país también es baratísimo. Entonces, ¿por qué no os animáis a visitar todas las playas vírgenes de Vietnam?

Camboya

Camboya es uno de los destinos más baratos del mundo en lo que vivir. En este país es posible vivir sin sobrepasar el centenar de euros al mes. Por unos cinco euros hay pescadores locales que preparan una deliciosa cena de cangrejo, a la pimienta de Kampot, recién capturado por ellos mismos. Incluso podéis encontrar comida más barata. Si os comentamos que podéis comer y alojaros en la capital camboyana, Nom Pen, por solo un euro al día, ¿no os desplazaríais allí hoy mismo? Este país resulta perfecto para aquellos que quieren vivir lejos de la civilización y de la rutina.

 

Sri Lanka

Os recomendamos que exploréis en bicicleta los rincones vírgenes de las ciudades antiguas de Anuradhapura y Polonnaruwa, que son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Independientemente, Sri Lanka es un pais para relajarse y visitar todos sus rincones escondidos. En este país, es posible que dos personas se alojen desde unos seis euros. Por detalles como éste, el equipo de #afinidadviajera  ha decidido incluir este destino como uno de los más baratos para vivir en 2017. Para los mochileros este país es un chollo. Para  la gente corriente es simplemente barato.

Tailandia

Este país es un poco más caro que los anteriormente citados. Tailandia es un lugar fantástico en toda su totalidad. Desde una de las capitales más peligrosas del mundo, Bangkok, a las exóticas playas de Phuket, Phi Phi o Koh Samui. Hay muchas casas y bungalows que incluyen el alojamiento y el desayuno desde unos tres euros por noche. Comer por las calles tailandesas es posible desde menos de un euro. Todo esto hace que Tailandia sea uno de los lugares asiáticos más baratos.

Filipinas

Filipinas es un país barato para vivir. Manila es un caos, pero desplazarse por sus calles puede resultar muy barato, si sabéis regatear Selvas casi desconocidas para la mayoría de los mortales, playas sin fín y una población muy atenta con los turistas son algunos de los encantos de Filipinas. Podéis reservar muchos Bed & Breakfast por menos de diez euros por noche. Y el “adobo”, plato típico a base de pollo y cerdo, cocinado con ajo, vinagre y salsa de soja, apenas cuesta un euro. ¡Delicioso! También os aconsejamos realizar Couchsurfing.

Indonesia

Este lugar es más de lo mismo. Se puede comer de un dólar y disponer de una casa de alquiler por unos 150 dólares al mes. Dormir en Sumatra nos puede costar entre tres o cuatro veces menos que hacerlo en Bali. Java y Sumatra son los lugares más baratos mientras que las islas Gili, Lombok y Bali son mucho más caros.

 

 

Anuncios

Lo que no sabes sobre París

Dejando a un lado los símbolos más emblemáticos de París, como la Torre Eiffel y el Louvre, el equipo de #afinidadviajera ha hecho en esta ocasión una selección sobre los lugares, paisajes, actividades y experiencias que quedan por descubrir.

Vincennes, el castillo más grande de la Edad Media

vincennes-498386_1920.jpg

En los alrededores de la capital francesa, se encuentra el castillo de Vincennes, que es el mayor castillo real fortificado de Francia, fue el más grande de la Edad Media y  actualmente es uno de los mejor conservados de Europa. La antigüedad del castillo data de los siglos XIV y XVII y llama la atención nada más verlo por su alta torre del homenaje (52 metros). Esta auténtica ciudadela fortificada se compone de un largo muro de recinto, flanqueado por tres puertas y seis torres de unos 42 metros de altura, rodeado de un gran foso. Es el centro de la monarquía francesa hasta 1682, cuando Luis XIV decide cambiarlo por Versalles. La gran torre del homenaje de Vincennes pasó entonces a ser cárcel de Estado para los prisioneros de alta cuna.Restaurado tras los graves desperfectos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial, el castillo de Vincennes alberga en particular el Servicio Histórico de la Defensa, por lo que en la actualidad es un lugar para la memoria nacional francesa. El recinto abre casi todo el año desde la 10h hasta las 17h. El precio para entrar al castillo es de 9€ la tarifa normal y de 7€ la tarifa reducida.

 

Relajarte y descansar con tu pareja en el bosque de Vincennes

Bosque-Vincennes1

Con la misma localización que el castillo de Vincennes, os aconsejamos visitar el bosque de Vincennes. Es el segundo “pulmón verde” de la capital por su superficie, después del bosque de Boulogne. En este lugar se pueden alquilar botes y tumbonas. No tiene precio dar un paseo en barca con vuestra pareja en uno de sus lagos o relajarnos y dejarnos llevar por la belleza de su entorno natural antes de volver al ajetreo típico la ciudad. Es una experiencia muy romántica que vuestra pareja valorará y agradecerá. Se puede llegar al lugar cogiendo la línea 8 del metro, en la estación Liberté.

Perderse en este oasis verde puede ser también algo aventurero, ya que en el interior se encuentra un templo budista, sobre los bordes del lago Daumesnil, en los antiguos pabellones de Camerún y Togo de la Exposición colonial internacional.

 

La cripta arqueológica bajo el atrio de Nôtre Dame

notre-damme-1552172_1920.jpg

Es un complejo donde podéis encontrar muchos de los vestigios encontrados en excavaciones arqueológicas pertenecientes a edificios anteriores a 1750.

Los turistas viajan al pasado y pasean por las ruinas antiguas y los restos medievales y clásicos que se colocaron encima de las primeras edificaciones. Para los amantes de la arqueología, este es vuestro lugar, ya que seréis capaces de apreciar la evolución arquitectónica de la isla de la Cité, el embrión de París. La cripta, que está calificada como la más importante de Europa, tiene una longitud de 117 metros de largo por 28 de ancho. Las excavaciones que se localizan en su interior se realizaron entre 1965 y 1972. El precio ronda los cuatro euros y suele abrir de 10h a 18 horas.

 

París en un Citroën Dos Caballos descapotable

car-1459739_1920

Es frecuente pasear por los Campos Eliseos, Concordia o Trocadero y encontrarte cerca un Lamborghini o un Ferrari que puedes arrancar y empezar a conducirlos. Esta iniciativa es posible gracias a Dream on Board. Pero este apartado no se centra en estas superbestias modernas del motor, no. Desde 2003 es posible recorrer la capital gala en ese coche que triunfó en los años sesenta; el citroën dos caballos descapotable. ¿Cuál es el problema? Que el coche lo conduce un chófer profesional y es parte de un tour por la ciudad. Los encargados de haber hecho realidad el sueño de los aficionados es 2CVParisTour

Vuestro amor grabado en París en un candado

paris-693036_1920

Es algo que casi todo el mundo conoce, pero lo teníamos que mencionar. Era típico en la capital gala que las parejas de enamorados colgasen un candado, muchas veces decorado,  en el Pont des Arts y que después tirasen juntos la llave al río Sena (os aconsejamos que no contaminéis el medio ambiente tirando basura. Es mejor que uno de los dos se guarde la llave por si en el futuro el amor se acaba). Actualmente, la mayoría de parejas que viajan a París realizan este ritual, pero el espacio se va a acabar pronto. Y los puentes mágicos también.

En este lugar encontraréis lo que buscáis

viaduc des arts.jpg

¿A quién no le gusta ir de compras? Este lugar es una buena opción si lo que deseáis es comprar antigüedades, objetos y demás en París. Si estáis cansados de las grandes cadenas que siempre venden los mismos productos, podéis visitar nuevas pequeñas tiendas como el Viaduc des Arts. Este establecimiento está localizado en el distrito 12 de la Plaza de la Bastilla y se ha convertido en un verdadero mercado de anticuarios, con más de cincuenta tiendas donde los artistas ofrecen creaciones de todo tipo, y donde es posible encontrar objetos de época de valor desmesurado u objetos divertidos y originales.

Las mejores panorámicas de la ciudad

presentation

Visitar y subirse a la Torre Eiffel es algo que todo turista hace cuando visita París, pero hacerlo de forma gratuita o relajadamente mientras te alejas de la rutina diaria no lo realiza todo el mundo, ya que desconocen estos lugares. Gran parte de las azoteas de los edificios parisinos más emblemáticos están siendo poblados por cafeterías y restaurantes. Un ejemplo de esta afirmación es el restaurante Georges del Centro Pompidou, al que se accede a través de una escalera mecánica desde uno de los laterales del museo. Es recomendable visitar este lugar, aunque no realicéis ninguna consumición o gasto. También son destacables los restaurantes del Musée du Quai-Branly y La Maison Blanche, aunque pare éste último debéis disponer de un mayor presupuesto.

Mención aparte merece la azotea Printemps, que es una galería tradicional parisina. En este lugar podréis disfrutar de una puesta de sol increíble sin gastar un solo euro, aunque los cafés tienen un precio razonable.

 

La calle más estrecha de París

rue du chat qui peche.jpg

¿Dejaréis París sin visitar la calle más estrecha de la capital francesa? La rue du Chat qui Pêche (la calle del Gato que Pesca es el nombre que recibe esta calle. Se encuentra en el barrio latino y dispone de una anchura máxima de 1,8 metros. La leyenda dice que en aquel lugar habitaba Dom Perlet, un chamán o alquimista que tenía un gato negro. Este animal era capaz de pescar peces con sus garras en el  río Sena. Por entonces, todo el mundo pensaba que un gato con tales poderes era un acto digno del propio diablo. Por tanto, unos muchachos decidieron asesinar al gato y, tras esto, lanzarlo al río. Pero la historia no acabó ahí ya que,al parecer, el hechicero y el gato eran un mismo ser y tras el asesinato del gato, el hechicero también desapareció. Nadie nunca más supo de él, hasta que tiempo más tarde el chamán reapareció en el barrio y el gato negro pescando en el Sena también.

Le Café des Deux Moulins

cafe deux moulins.jpg

¿Habéis visto la película Amelie? Si viajáis a París tendréis la ocasión de visitar el local de Montmartre donde se rodaron algunas escenas de la citada película. Se llama Le Café des Deux Moulins (El café de los dos molinos).

 

En definitiva, cada viaje es único y diferente. Lo que sí es seguro es que pasear en París siempre resulta mágico y especial. Es la ciudad del amor.

 

 

No le pongas freno a tu paladar en Montreal

¿Cuáles son los mejores restaurantes de Montreal?

Os dejamos la lista de los mejores restaurantes que tenéis que visitar en Montreal, según el equipo de #afinidadviajera:

1- Les Deux Singes de Montarvie: Es un auténtico espectáculo, tanto para los ojos como para las papilas gustativas. El ambiente y, sobre todo, los platos que sirven son asombrosos. Por alrededor de unos setenta dólares podemos darnos el placer de pasar una fantástica velada y dejarnos sucumbir por la elegancia de sus platos.La localización y la decoración también juegan un papel fundamental en la elección. También ocupa la primera posición del ranking de TripAdvisor.

les-deux-singes-de-montarvie.jpg

2- Damas Restaurant: Solo existe una expresión para definir lo que se siente cuando pruebas los magníficos platos de este restaurante sirio: “explosión de sabores”. Es casi obligatorio probar uno de sus menús degustación al menos una vez en la vida si visitáis Montreal. Recomendamos probar la increíble ensalada Fatouch.

montreal-damas-restaurant.jpg

3- Europea: La primera experiencia culinaria en este restaurante es simplemente sorprendente. En nuestro caso, el servicio fue prefecto y todo nos fue genial. Además, tiene una carta especializada para personas que no toleran el gluten.

europea restaurante.jpg

 

Clasificación Canada’s 100 Best Restaurants de 2017

Según la nueva clasificación de la revista Canada’s 100 Best Restaurants, tres de los cinco primeros restaurantes se encuentran en Montreal.

Esta es la lista de los mejores restaurantes en Canadá del año 2017:

  1. Alo – Toronto (Ontario)
  2. Toqué! – Montreal (Quebec)
  3. Joe Beef – Montreal (Quebec)
  4. Le Vin Papillon – Montreal (Quebec)
  5. Edulis – Toronto (Ontario)
  6. Hawksworth – Vancouver (Columbia Británica)
  7. Buca Osteria & Bar – Toronto (Ontario)
  8. Canoe – Toronto (Ontario)
  9. Dandylion – Toronto (Ontario)
  10. Pigeonhole – Calgary (Alberta)

 

Después de ser nombrado mejor restaurante de Canadá en 2015 y 2016, Toqué! se desliza a la segunda posición en el ranking de 2017. Toqué! sirve una cocina de mercado basada en productos de la tierra.

La tercera posición la consiguieron los jefes de cocina David McMillan y Fred Morin, del restaurante Joe Beef en Montreal, que ganó una posición en relación al año anterior, Este restaurante es conocido por sus famosos “clásicos”.

Su hermano pequeño, el restaurante Le Vin Papillon del jefe Marc-Olivier Frappier, que propone una cocina principalmente vegetariana con vinos naturales, llegó hasta el cuarto puesto después de ocupar la quinta posición en 2016.

Hay que destacar que más de un cuarto de los restaurantes citados en el top 100 son de Quebec. Muchos otros chefs de la zona también se vieron recompensados. El título de “mejor jefe de repostería” se lo llevó Claude Guerin de la Maison Boulud, el restaurante del Hotel Ritz-Carlton de Montreal, mientras que los jefes de cocina Charles-Antoine Crête y Cheryl Johnson, del Montréal Plaza conquistaron el título de “jefes más creativos” de todo el país. El  Montréal Plaza  también fue elegido como el 11º mejor restaurante en Canadá.

Un paseo por Túnez

País con seis mil años de historia a cuyos encantos se rindieron romanos, fenicios y bizantinos. Además fue el primer país árabe en abolir la esclavitud y en adoptar una constitución. Es el país más pequeño del Magreb y el país más tolerante, ya que en el surgió la Primavera Árabe y Habib Bourguiba, su ex-presidente, fue el primero en oponerse a que las mujeres llevaran velo. De hecho, ahora hay libre elección entre llevar o no esta prenda. Son muchos los turistas que llegan cada año a este lugar en busca de playa y exotismo. Es el país del jazmín y el de las mil y una noches.

El idioma oficial de Túnez es el árabe, pero el francés también está muy extendido. Por su parte, la moneda oficial es el dinar que equivale a unos cincuenta céntimos de euro. La tasa de paro es tan alta que los jóvenes se buscan la vida con los turistas para subsistir. La cultura tunecina es muy similar a la española; gente muy abierta que te ayuda en lo que necesites.

Es frecuente encontrarse por todo el país palmeras. Duran entre 50 y 200 años. Además, producen muchos dátiles, por lo que estos manjares se comen mucho entre la población. También el aceite de oliva tiene una importancia fundamental en Túnez.

En la ciudad de Thysdrus (El Jem) se encuentra el mayor anfiteatro de África y el cuarto más grande del mundo. Aunque fue construido en el siglo III d.C. está muy bien conservado. En un principio todo el coliseo estaba recubierto de mármol. De hecho, seguramente encontraréis algunos restos de mármol en el interior. Todavía actualmente se puede apreciar el palco donde se encontraban las personalidades del momento que decidían la vida o la muerte de los gladiadores que luchaban en la arena. Algunas escenas de las películas “Gladiator” y “La vida de Brian” se rodaron en este anfiteatro.

el-jem-2003375_1920.jpg

En Monastir se encuentra una imponente fortaleza tunecina situada al borde del Mediterráneo. Es la ribat más famosa del país, se construyó en el siglo VIII y ademásfue el escenario de películas como “Jesús de Nazaret”. La ribat sufrió daños hace unos pocos años debido a un terremoto que asoló esa zona. También en Monastir, podéis visitar el mausoleo de Bourguiba (donde se encuentra el presidente tunecina anteriormente mencionado). Es un monumento que no debéis dejar escapar si visitáis Túnez, ya que es un placer para la vista. Tanto a la derecha como a la izquierda del paseo del mausoleo hay cementerios; algo sorprendente.

Los andaluces que visiten Monastir os sentiréis casi como en casa, ya que también en esta zona se realiza algo tan sevillano como un paseo en calesa, que cuesta unos 20 euros. Mucho más barato que en la capital hispalense. Desde la calesa, veréis el puerto de Monastir, que es muy bonito.

En la capital del país, tenéis que pasear por la calle Habib Bourguiba, que es la avenida más importante del país y es donde suelen tener lugar la mayoría de manifestaciones. En la Priavera Árabe, la calle estaba repleta de gente. Exigían la salida inmediata del presidente del momento, Ben Ali.

La medina es el casco antiguo y comercial de la capital. No os lo podéis perder. Es entrañable. Allí encontraréis los típicos gorros turcos y alfombras de gran calidad, entre otros muchos artilugios.

Cartago fue una de las ciudades más importantes del Mediterráneo en la Antigüedad. Es sencillamente espléndido visitar sus ruinas saboreando la brisa del mar. Fue fundada en el 825 a.C. por los fenicios a 17 kilómetros de la actual ciudad de Túnez. Las termas de Antonino, su principal atracción, se encontraban entre las más importantes de todo el Imperio Romano. El presidente de Túnez vive a escasos metros de estas termas.

cartago-tunez.jpg

También es recomendable visitar el pueblecito costero de Sidi Bou Saïd, donde todas sus casas tienen que ser de color blanco debido a una orden municipal. Las casas son carísimas, ya que hay unas vistas preciosas del Mediterráneo. El pueblo se puso de moda en los años treinta por la visita de artistas y escritores como Oscar Wilde. Es Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Sidi Bou Said.jpg

Para los más atrevidos, siempre os podéis dar un bañito en los aguas tunecinas ya que suelen ser unos 4ºC más altas que en España. Si podéis, comprad una “rosa del desierto”, que son rocas que se han formado naturalmente por la erosión.

Túnez es un paraíso natural. Podéis encontrar todo tipo de animales como caballos salvajes, zorros del desierto, etc. Para los más pequeños debéis dar un paseo en camellos, seguro que les hace mucha ilusión.

San Petersburgo, la Palmira del Norte

San Petersburgo es la segunda ciudad más poblada de Rusia y se encuentra a tan solo trescientos kilómetros del Ártico. Es una fría pero espectacular ciudad levantada sobre cuatro islas. Ha cambiado de nombre en tres ocasiones y, además, durante la Segunda Guerra Mundial sufrió un asedio de novecientos días. Por muchos es considerada la verdadera capital histórica de Rusia.

Existe un gran desequilibrio entre los dos sexos , ya que hay quince millones más de rusas que de rusos. Eso se nota en la vida social. Los matrimonios duran poco, ya que existe un índice de divorcios muy elevado. Los hombres rusos suelen decir lo importante no es la primera mujer, sino la última. Hace unos veinte años, hubo un político muy famoso que llegó a plantear la legalización de la poligamia. Otro aspecto a destacar es que la energía es muy barata; es muy frecuente dormir con la ventana abierta pese a que los días son muy fríos, el agua se derrocha y el hecho de tener todas las luces de la casa encendidas siempre.

El río Nevá es el río que paso por San Petersburgo y tiene una longitud de 74 kilómetros, pero no parece un río. Más bien, tiene la pinta de un campo nevado, ya que está helado la mayoría de veces. Es una auténtica preciosidad.

La Iglesia de la Sangre Derramada es una de las más bellas de San Petersburgo. Se erigió en memoria del zar Alejandro II porque fue asesinado en ese lugar.

hermitage-palace-square-352581_1920.jpg

El museo del Hermitage es uno de los museos más importantes del mundo. Su colección está formada por más de tres millones de piezas. Abarca desde antigüedades romanas y griegas, a cuadros y esculturas de la Europea Occidental, arte oriental, piezas arqueológicas, arte ruso, joyas o armas. Su pinacoteca está considerada como una de las más completas del mundo. Con la entrada de las tropas alemanas en Rusia en el año 1941, se inició la evacuación de las obras del Hermitage. Fue la mayor evacuación de obras de arte desde la ocurrida durante la Guerra Civil Española en el Museo del Prado.

La Plaza del Palacio, que une Nevsky Prospekt con el Puente del Palacio que lleva a la Isla Vasílievski, es la plaza central de San Petersburgo y del antiguo Imperio ruso.

En la Plaza Moskovskaya hay una gran estatua de Lenincon el brazo extendido, que mandó a construir Stalin. Unos dicen que, con esa pose, está dirigiendo el camino del comunismo.

La ciudad de San Petersburgo es un verdadero “museo de puentes”. Hay más de 40 islas, más de 60 ríos y canales y 342 puentes sobre ellos. Todo esto otorga a San Petersburgo un cariz romántico.

La ciudad tiene más de dos mil palacios. Uno de ellos es la Catedral de Kazán, que es la más majestuosa de la ciudad. De hecho, tardaron más de diez años en construirla. Los habitantes del lugar la llaman “el pequeño Vaticano”, debido a su semejanza con la Plaza de San Pedro. El Palacio Peterhof, la Catedral de San Isaac y el Palacio Molka son imperdibles si algún día decidís visitar esta ciudad.

Hablar de San Petersburgo sin hablar de vodka no es posible. Es muy frecuente tomar vodka durante las comidas, antes y después. A todas horas. Debe ser una costumbre social para combatir el frío.

Lugares por descubrir en Edimburgo

Edimburgo refleja perfectamente los bellos paisajes rurales, la diversidad y el dinamismo cultural, el encanto histórico y un sinfín de maravillas que ofrece Escocia. De la misma forma, la ciudad fue clasificada como patrimonio de la UNESCO en 1995. ¿Cuáles son los sitios que no hay que perderse en Edimburgo?

1 – El Castillo de Edimburgo

Fue construido al menos en el siglo XII. Con vistas a la ciudad desde el Castle Rock (Roca del Castillo), el castillo fue el corazón de muchas de las batallas más sangrientas de Escocia.

2 – El Lago Lomond
¿Cómo sería una visita a Escocia sin ver sus pintorescos lagos? Por suerte, uno de los más grandes e impresionantes de ellos es el Loch Lomond (Lago Lomond), que es fácilmente accesible desde la capital. Se encuentra situado al oeste de la región, al sur de las Tierras Altas.

3 – El Castillo de Stirling
Después de haber sobrevivido muchos asedios, el castillo de Stirling es uno de los más importantes de Escocia. Incluso si no sois aficionados a la historia, vale la pena acercarse al lugar para disfrutar del paisaje.

4 – El Holyrood Palace
Holyrood Abbey, cerca del palacio de Holyrood, sigue aún en ruinas desde la Revolución Gloriosa de 1688. Un poco de cultura: “Holyrood” significa “cruz sagrada” en inglés antiguo.

5 – La Milla Real
La arteria histórica, conocida como la Royal Mile (la Milla Real),  atraviesa el casco antiguo de Edimburgo, el castillo de Holyrood, y mide una milla escocesa. Por si os interesa, esto equivale a algo más que una milla clásica.

6 – La iglesia de Greyfriars
Es la cuna del presbiterianismo escocés del siglo XVII. Esta iglesia es un emblema de la historia religiosa del país. La misa del domingo todavía se recita en inglés y en gaélico escocés.

7 – El Real Jardín Botánico de Edimburgo
Establecido en 1670 para el cultivo de plantas medicinales, lo que era un proyecto de conservación se ha convertido hoy en día en un importante sitio turístico de la ciudad. Actualmente cuenta con más de 13.000 especies de plantas.

 

¿Qué es lo más destacable de Edimburgo para los jóvenes?

Sin lugar a dudas, Edimburgo acoge numerosos festivales en las calles, durante todo el verano, celebrando el cine, el jazz y la lectura. Sin embargo, a menudo confunden todos estos festivales con el más importante: el Edimbourg Fringe, el mayor festival artístico en el mundo. Tiene una duración de 25 días en agosto.

Cinco lugares en los que respirar naturaleza

Si buscáis una manera perfecta para conectar con la naturaleza, olvidar vuestras preocupaciones de la vida cotidiana y pasar algo de tiempo al aire libre. Una vez que os desconectéis de Internet y de vuestros móviles, llevad con vosotros algunos amigos para disfrutar de la grandeza y la majestuosidad de los océanos, montañas y bosques que están a nuestro alrededor.

En un momento en que algunos están seguros de estar localizados día y noche, por correo electrónico o por teléfono, rara vez uno está completamente desconectado de los demás y las nuevas tecnologías. Si bien el hecho de no poder estar en contacto con todo el mundo puede ser una causa de estrés para algunos, el mejor remedio para combatir esta enfermedad es disfrutar de la naturaleza.

 

Lugares en los que disfrutar de la naturaleza.

 

mountain-1205510_1920
La montaña de El Yeso en Chile
patagonia-71910_1920
Cerro Torre, en la Cordillera de Los Andes
seljalandsfoss-1207955_1920
La cascada Seljalandfoss en Islandia
mountain-lake-1031458_1920
Mountain Lake en Virginia
cape-of-good-hope-1219192_1920
Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica

 

Tokio, la ciudad minúscula de la multitud

Es la ciudad más poblada de La Tierra, ya que en ella conviven unas 36 millones de personas en poco más de seiscientos kilómetros cuadrados. Un millar y medio de seísmos azotan cada año la capital japonesa. Tokio y Japón, en general, también son famosos por la utilización de sus espacios. Casas de 20 metros cuadrados y los hoteles cápsulas son los dos ejemplos más conocidos. En japonés, la palabra Tokio significa “Capital del Este”. En 1923, hubo un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter en Tokio que redujo la ciudad a escombros.

En Tokio hay 10.000 establecimientos que son 24 horas, tres millones de máquinas expendedoras, 300.000 restaurantes. Su calle principal (9 millones de personas al día) y su metro (20 millones) lo transitan millones de personas al día. Si comparáis el mapa del metro de Tokio con cualquier otra capital del mundo, llegaréis a la conclusión de que no tienen nada que ver. Esta ciudad japonesa es una gran área metropolitana, en la que el sólo el centro se divide en 23 barrios, menos residenciales y más comerciales.

 

Cocina japonesa

Comer en este país asiático es baratísimo. En Japón prácticamente no se cocina en las casas. Es muy habitual por los tokiotas pasarse por los restaurantes de comida rápida como los Matsuta. En todos ellos, encontraréis los famosos palillos típicos de la cocina japonesa. Es muy importante saber comer con estos utensilios. Si no sabéis haréis el ridículo e incluso faltaréis el respeto a los demás, dependiendo de cómo uséis los palillos.

Japón tiene la esperanza de vida más alta del mundo, con 86 años de media. Se sitúan justo por delante de España. La edad media japonesa es de 44 años. La dieta japonesa es muy buena, de ahí que vivan tanto. En España de media comemos en una hora.En Japón, el tiempo es bastante menor (de diez a quince minutos), ya que se valora considerablemente la eficiencia de los restaurantes. En un restaurante típico de sushi, llegáis, coméis y os vais.


 

Debéis tener en cuenta que en Japón la mayoría de personas no hablan inglés. Esta estadística aumenta en las zonas rurales y fuera de los grandes núcleos urbanos. Casi todo suele estar escrito en japonés, apenas nada en inglés. Un ejemplo es el metro, en el que está prohibido hablar por teléfono. Como curiosidad, nos gustaría destacar que el metro de Tokio tiene 282 estaciones.

Quizás el símbolo más famoso de la capital nipona sea la torre de telecomunicaciones Sky Tree, que es la más alta del mundo. Desde lo alto de esta torre apenas veréis al horizonte el final de Tokio, debido a su extensión.

tokyo-tower-825196_1920
La torre Sky Tree

Si estáis en Tokio, os recomendamos visitar el barrio Golden Gai, que lo forman unos cien bares minúsculos y antiguamente era el lugar donde trabajaban todas las prostitutas. Está abierto al público como reclamo turístico para los visitantes. es un barrio muy emblemático. El cruce de Shibuya es quizás el atractivo turístico más famoso de Tokio, ya que millones de personas cruzan al día esa calle.

Lo mejor de vivir en Tokio probablemente sea conocer la cultura japonesa, así como aprender de la educación y formalidad que tienen la mayoría de nipones. Lo peor seguramente sea la incomunicación. Hay que tener en cuenta que en un kilómetro cuadrado viven 15.000 habitantes de media.

Según la OMS, Tokio es la ciudad más ruidosa del mundo, por delante de ciudades como Buenos Aires o Nueva York.

Los japoneses tienen un nivel de fanatismo altísimo, ya sea con cómics, videojuegos, personajes de dibujos animados, incluso en saber qué tipo de sangre tienen o descubrir su ascendencia. Además, la mayoría de nipones están a la última en moda: en la forma de vestir, en peinarse, etc.

Os recomendamos que conozcáis más información sobre la cultura japonesa, sus casas típicas, las historias sobre samurais, etc., ya que en este artículo sólo nos hemos centrado en la ciudad de Tokio. Dejamos más información sobre la cultura e historia japonesa para un futuro artículo.

Las seis mejores ciudades del mundo para patinar

En esta ocasión, el equipo de #afinidadviajera vuelve a escena para traer a sus asiduos lectores un estudio sobre cuáles son las mejores ciudades en el mundo para patinar.

Patinar es la mejor opción para todos aquellos que deseen mantener una buena condición física. El patinaje ayuda a mejorar el equilibrio, la coordinación y la concentración. Con esta actividad aeróbica, fortaleceréis sobre todo vuestro tren inferior. Patinar ofrece los mismos beneficios que correr, montar en bicicleta e incluso hacer aeróbic.

Es un deporte muy duro. Sin embargo, no todo son beneficios. El patinaje aumenta de una manera considerable el riesgo de lesiones, debido a las caídas. Por ello, es aconsejable llevar las protecciones pertinentes.

Es una actividad de ocio que vuelve a estar de moda, sobre todo para los más jóvenes.

 

Las mejores ciudades en las que patinar:

6- Los Ángeles

Esta ciudad norteamericana, además de ser uno de los lugares más animados del país, es el epicentro del patinaje, ya sea en línea o en tabla de skate. Sobre todo cuando llega el buen tiempo, que suele ser la mayor parte del año, la Playa Veneciana es, sin duda, uno de los lugares más frecuentados por los adictos al patinaje.

 

5- Madrid

Si estáis en la capital española y queréis patinar, no dudéis en dirigiros al Parque del Buen Retiro, al Palacio Real y al Madrid Río. Si sois muy atrevidos nuestra recomendación es que os tiréis por la V, en la Avenida Pablo Iglesias. Es una bajada con mucha pendiente, que os pondrá un poquito nerviosos.

 

4- Ciudad de México

En la capital mexicana, hay dos zonas que están por encima del resto. La primera es el Skatium, que un lugar techado perfecto para que los aficionados al patinaje gocen. Si no sabéis patinar, allí mismo os enseñan. El segundo lugar, recomendado a los quieran ir por libre, es el Paseo de la Reforma.

 

3- Melbourne

Esta ciudad australiana se reduce prácticamente a un solo punto para patinar: el Riverslide Skate Park, que es el lugar más famoso de la ciudad para practicar este deporte. Tiene una superficie de casi dos kilómetros cuadrados.

 

2- Barcelona

La Vila Olímpica es una auténtica gozada si lo que deseáis es realizar este deporte al aire libre. Es genial para pasar un buen rato y disfrutar del entorno. Este  lugar suele estar repleto de patinadores, por lo que no os resultará muy difícil conocer gente nueva.

 

1- Miami

Este es el lugar más famoso por excelencia. Seguramente, hayáis visto multitud de películas con chicas en biquini patinando al lado de una preciosa playa. El enclave que #afinidadviajera ha considerado como el mejor lugar del mundo para patinar se llama Hollywood Beach Broadwalk.

La Habana, detenidos en el tiempo

Cuba es su música, sus rones y sus puros. Cuba es sinónimo de Revolución. La isla de Cuba, socialista desde 1959, tiene una influencia cultural internacional. Los turistas son cada vez más más numerosos a raíz de descubrir la cultura autóctona cubana. El turismo se convierte, de esta forma, en una de las principales actividades económicas del país, poniendo en valor los aires paradisíacos de la isla del Caribe.

Si vais a Cuba para permanecer en el hotel junto a cualquiera de las muchas playas paradisíacas de las que dispone la isla es respetable, pero no aconsejable por nuestra parte. Es preferible que seáis curiosos y salgáis de la rutina turística, ya que de esta forma descubriréis la cultura cubana, que es el verdadero encanto del país.

 

La vieja ciudad de La Habana

Fundada en 1519 por los españoles, La Habana se convirtió en el siglo XVII en un gran centro de la construcción naval en el Caribe. A pesar de que hoy en día sea una enorme metrópolis de más de dos millones de habitantes, por lo que es la ciudad más grande en el Caribe, su casco antiguo conserva una interesante mezcla de monumentos barrocos y neoclásicos con tonos deliciosamente descoloridos por el paso del tiempo. Así como es destacable un conjunto homogéneo de casas particulares con balcones, puertas y patios de hierro forjado, todos ellos muy influenciados por la arquitectura colonial española.

En el paseo marítimo, una muralla y sus fortalezas del siglo XVII nos recuerda que la ciudad fue quemada y saqueada por los bucaneros en el siglo XVI. Más tarde, fue conquistada por los británicos antes de pasar de nuevo a manos de los españoles que la convirtieron en la ciudad más fortificada en las Américas.

cuba-1202434_1920

Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1982, el valor cultural de la antigua ciudad de La Habana, así como su sistema de fortificaciones coloniales fueron reconocidas a nivel internacional. Delimitando al oeste por el Paseo Martí o Prado, este centro histórico constituye un punto punto de partida ideal para visitar Cuba.

La arquitectura colonial española, las famosas calles llenas de baches y el desmoronamiento de los edificios, se combinan para dar un ambiente popular y un encanto sin igual al corazón histórico. La “Habana Vieja” se extiende desde el puerto hasta el centro de la ciudad y no son más de cinco kilómetros cuadrados. Es recomendable tener por lo menos dos días para visitarlo todo y empezar vuestra visita con la famosa Plaza de Armas.

La Plaza de Armas: La plaza más antigua del casco antiguo fue construida en el siglo XVI y se sitúa en el centro de La Habana Vieja. Dejada en desuso tras de la independencia y restaurada en 1935, fue el centro administrativo y político de la capital, atestiguando los imponentes edificios que la rodean. En el medio, un gran jardín con cuatro grandiosas fuentes y en el centro de la misma, la estatua de Carlos Manuel de Céspedes realizada en 1955 por Segio López de Mesa. Muchos libreros se instalan alrededor de este lugar todos los días de la semana excepto los domingos y venden libros a veces raros, perfectos para los coleccionistas.

La Catedral: Este edificio imponente por su majestuosidad está dedicado a la Virgen María. De ahí el nombre oficial de “Catedral de la Virgen María de la Concepción Inmaculada”. Fue construida en el siglo XVIII, a petición del obispo español de Salamanca. Se puede admirar una hermosa fachada barroca y sus columnas de estilo italiano. Los cubanos pueden certificar que las cenizas de Cristóbal Colón se posaron en la nave principal de la Catedral hasta 1898, cuando fueron repatriadas a España, concretamente a la Catedral de Sevilla.

El Malecón habanero: Se encuentra también en La Habana y comprende una amplia avenida de seis carriles y un larguísimo muro que se extiende sobre toda la costa norte de la capital cubana a lo largo de ocho kilómetros.

12968101_10206490124600431_3240262638343454184_o

El Palacio de los Capitanes Generales: Este hermoso edificio barroco construido en 1776, fue la principal residencia del gobernador de Cuba. Situado en la parte oriental de la Plaza de Armas, en el centro histórico de La Habana, se convertirá en el palacio presidencial con la Constitución de la República en 1902 (hasta 1920). Después será el Ayuntamiento de la ciudad. Hoy en día alberga el Museo de la Ciudad de La Habana, que narra su historia desde la fundación hasta la revolución, a través de diversos objetos: armas, muebles coloniales, porcelana, carruajes antiguos, trajes, cartas, etc. También posee una hermosa colección de arte, incluyendo en la planta baja, la Giraldilla, que es el símbolo de la ciudad y la estatua fundida más antigua de Cuba (1632). Se puede admirar también la estatua de Cristóbal Colón en el patio del edificio.

El Museo del Ron de la fundación Havana Club se encuentra localizado junto a la colonial Plaza de San Francisco de Asís, justo frente al puerto de La Habana. Perfecto para los adictos al ron como los redactores de #afinidadviajera.

El Castillo de la Real Fuerza: Es la fortaleza más antigua del país y fue construido el 1 de enero 1588 por el rey Felipe II para proteger la ciudad de los piratas.

El Museo de la Revolución: Se compone de más de treinta salas que recorren la historia de Cuba cronológicamente. Desde el período colonial hasta la liberación haciendo hincapié en la lucha del Ché y la construcción del socialismo. La riqueza de la colección de objetos e imágenes da sentido a la historia. Visitar este museo es totalmente necesario si realmente queréis entender la historia de este pueblo que hoy día sigue luchando por su soberanía, pese a las influencias extranjeras. No os podéis perder el “Granma”. Quedaréis impresionados. Este yate de 18 metros de largo sirvió al Che, a Fidel, así como ochenta de sus compañeros para hacer el cruce de México a Cuba en 1956. El interior no está abierto al público.

Fidel_Che

 

Perderse en Marrakech

¿Necesitáis un cambio de escenario? ¿Visitar una ciudad con un encanto cautivador a poco más de una hora desde España? Marrakech es vuestro destino ideal. La ciudad color ocre y rojo, con su enorme entorno natural al pie de las montañas del Atlas, os seducirá por su ambiente infinitamente colorido, su autenticidad y su refinamiento.

Esta ciudad, situada en el sur de Marruecos, fue fundada en 1071 y se convirtió rápidamente en una ciudad importante en el campo religioso y cultural. Actualmente, Marrakech tiene alrededor de 928.850 habitantes. Es la cuarta ciudad más grande de Marruecos por detrás de Casablanca, Fez y Meknes. Lo que destaca de esta población marroquí, dejando a un lado su atractivo cultural, es el clima ya que suele rondar los 20ºC durante el día en invierno.

mosque-1126197_1920
Mezquita Koutoubia

Marrakech está dividida en dos partes distintas: la Medina, rodeada completamente de murallas, y la parte nueva de la ciudad con Guéliz y la zona de Hivernage.

 

El Barrio de Guéliz

Esta zona comprende el actual centro comercial de Marrakech. Fue el primer barrio situado a los exteriores. Reúne la mayoría de los bancos y tiendas de Marrakech. El centro comercial Carré Eden, inaugurado en 2014, es muy moderno y atrae a los amantes de las compras. Tened cuidado con las tarjetas de crédito.

El Barrio de Hivernage

Reúne a la mayoría de los complejos hoteleros (incluye el legendario Palacio de la Mamounia, situado en el extremo de la Medina). Os sugerimos que vayáis allí tomar un té de menta. Es un momento mágico. La avenida Mohamed VI es la avenida central, es majestuosa, cinco kilómetros de largo. Une la Medina con el resto de la ciudad. Es frecuente ver por esta calle hoteles y residencias de lujo, ya que se desarrollaron muy rápidamente. En esta avenida y en este barrio podréis admirar El Centro de Convenciones, sede de numerosos festivales, el Teatro Real, la discoteca Pachá de Marrakech, el club nocturno más grande de Marruecos.

El Barrio de la Medina

Es la parte más histórica de la ciudad. Este barrio posee el mercado tradicional (suq) más grande del país y una de las plazas más concurridas de África y del mundo, Yamaa el Fna. En la plaza se citan acróbatas, cuenta-cuentos, vendedores de agua, bailarines y músicos. Por la noche, la plaza se llena de puestos de comida, convirtiéndose en un gran restaurante al aire libre.
La Medina, que es realmente el corazón palpitante de Marrakech, está rodeada de 18 km de muros y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus zocos albergan más de 40.000 artesanos repartidos según las barrios temáticos.
Os recomendamos realizar una visita guiada a los zocos y la Medina. Es muy agradable.
Hay joyas, telas, ropas, teteras, bandejas, cuero, alfombras, especias, hierbas, dulces marroquíes y un sinfín de cosas.

 

¿Qué no os debéis perder de Marrakech?

– El maravilloso Palacio Bahía, cerca del barrio judío de la Medina con sus jardines fragantes, sus puertas talladas, sus patios con hermosos adornos y su Ryad. Es recomendable visitarlo por la tarde porque por la mañana se produce una afluencia masiva de autobuses turísticos.

bahia-650321_1920
Columnas del Palacio Bahía

– La madraza de Ben Youssef, del siglo XVI y restaurada en 1950, es una antigua escuela coránica. Esta joya de la arquitectura es uno de los ejemplos más importantes del arte en Marruecos.
– Los jardines de Agdal, al lado del Palacio Real, datan del siglo XII y su existencia está ligada a una gestión astuta de los recursos hídricos. Ocupan unas cuatrocientas hectáreas de superficie.
– Las tumbas saadíes, del siglo XVI, fueron descubiertas en 1917. Destaca la cúpula de madera de cedro y columnas de mármol.

– La Torre de la mezquita Koutoubia, a la entrada de la medina. Es la mezquita más grande en Marrakech que, con su minarete, se eleva a setenta metros de altura. La torre es de estilo hispano-morisco.

tower-1226980_1920
Torre de la mezquita Koutoubia

– El Museo de Marrakech (en la medina, cerca de la madraza de Ben Youssef) es un palacio del siglo XIX con un gran patio, típico del arte morisco, rehabilitado en un museo por un mecenas marroquí.
– La Plaza Yamaa El Fna es el centro simbólico de Marrakech, conocido desde el siglo XVI por su actividad comercial. Es un lugar de encuentro, demasiado turístico para algunos. Es importante que tengáis precaución porque todavía hay carteristas.

– La casa de la fotografía, al este de la Medina, resulta emocionante con sus colecciones renovadas periódicamente sobre la historia de Marruecos y Marrakech.
– Los zocos. Cada uno tiene una especialidad diferente (marroquinería, joyería, alfombras, ropa, perfumes, especias, etc.) Es obligatorio regatear a los comerciantes, por supuesto. No os perdáis la Plaza de las Especias, en el corazón de los zocos, con sus exhibiciones de olores y colores increíbles. También debéis hacer, por supuesto, una interrupción obligatoria en el Café de las Especias con su terraza superior, se puede degustar un té de menta y café picante con el ginseng, el cardamomo, jengibre, canela. En definitiva, un festival de perfumes y sensaciones voluptuosas.

-Los riads, además de ser el verdadero alma de la Medina, son un verdadero remanso de paz. Estas casas tradicionales marroquíes poseen un patio interior con una fuente de agua, una vegetación exuberante, una terraza superior con vistas a la medina. Muchas son restaurados o compradas por extranjeros. Lo que está claro es que quedarse allí es un auténtico privilegio.

– Los Jardines de la Menara están situados al oeste de Marrakech, Marruecos, a las puertas de los Montes Atlas. Fueron construidos en el siglo XII por el califa almohade Abd al-Mumin.

morocco-1177358_1920
Jardines de la Menara

– El Jardín Majorelle y la casa de Yves Saint Laurent. La locura se desató en Marrakech en el año 1967, cuando Yves St Laurent llegó para establecerse allí y compró el extraordinario jardín creado por Majorelle, famoso por su color azul.

 

 

Las ocho reglas de oro para evitar fraudes en Budapest

Conocida como el Bangkok de Europa, miles de turistas en Budapest son abordados por hermosas chicas en la calle que quieren ser invitadas a tomar una copa. Los hombres, necios, incapaces de resistirse ante estas encantadoras criaturas de belleza exótica se abandonan y se entregan al azar del destino. Es sólo cuando reciben la factura (en ocasiones de hasta 200 euros por una Coca-Cola) se dan cuenta de haber sido las desafortunadas víctimas de una estafa húngara.

Escribiendo “estafa Budapest” en un motor de búsqueda, como Google o Bing, se encuentran cientos de historias similares. Estos casos son lamentables, pero que fácilmente se podrían haber evitado con un mínimo de sentido común. Os recomendamos que leáis detenidamente nuestras ocho reglas de oro con antelación ya que os van a evitar un montón de problemas.

Regla 1

Antes de salir y dejarse embriagar por la noche, es conveniente elaborar, verificar e imprimir una lista de negra de clubes, bares y restaurantes para evitar en Budapest. Nuestra recomendación es que os guardéis el papelito en un lugar seguro de vuestra indumentaria y que lo consultéis con frecuencia.

Regla 2

Ser abordado por una chica con un físico más bien de actriz porno o cercano al estatus de supermodelo es halagador y aumenta vuestro ego pero tened cuidado. Si ella, embaucadora, os insiste y os pide continuamente tomar algo, la opción más segura es que sigáis vuestro camino porque probablemente se trate de una estafa.

Regla 3

La mayoría de los bares, discotecas y restaurantes en los que suele haber problemas se encuentran en la calle Váci, la calle más turística de Budapest. Para elegir un lugar en los alrededores de esta calle consultad los comentarios de sitios web como TripAdvisor o Lonely Planet.

 

Regla 4

Evitad los taxis privados a toda costa, ya que os piden normalmente un precio cuatro o cinco veces superior a lo normal. Lo más barato es pedir un taxi por teléfono.

Regla 5

No cambiéis vuestro dinero en la calle o en vuestro hotel, incluso si creéis que la tasa es ventajosa al cambio, ya que puede sufrir falsificaciones.

 

Regla 6

En las últimas fechas, se ha producido una proliferación de policías falsos que están apareciendo en las calles de Budapest y tratan de estafar a los turistas. Si la policía se acerca a vosotros, comprobad siempre que vayan con una placa y si es necesario, pedidles su nombre y número de identificación, ya que tenéis derecho a ello.

Regla 7

Cuando salgáis por la noche, evitad llevar demasiado dinero encima y dejad vuestras tarjetas de crédito en el hotel o alojamiento.

Regla 8

Sin embargo, si habéis sido estafados, entonces lo primero que debéis hacer es poneros en contacto con vuestra embajada y llamar a la policía. También podéis llamar a este número 438 8080 establecido por el Ministerio de Economía de Hungría para ayudar a los turistas, con operadores de habla inglesa os ayudarán. No dudéis en comentar la estafa de la que fueseis víctima en diversos foros, ya que esto puede evitar que otros caigan en la misma trampa.

Si conocéis algún tipo de fraude o estafa que se haya producido en Budapest, y que no esté mencionado en este artículo, os agradeceríamos que los incluyeseis en los comentarios.

Esperamos que después de leer estas ocho reglas no tengáis miedo de viajar a Budapest. Hungría es un país seguro, como en todas partes, pero por desgracia, los turistas son el blanco de la gente deshonesta. Permaneciendo atentos, seguro que tendréis una estancia inolvidable en la bella ciudad de Budapest.

 

Venecia, emblema del romanticismo

Son 120 pequeñas islas separadas por unos doscientos canales y con unos cuatrocientos puentes. Para moverse por Venecia, sólo hay dos opciones, andar por sus puentes o ir por el agua en vaporettos y góndolas.

El Puente de Rialto, el más antiguo de todos, data del 30 de mayo de 1591 y era la única opción para cruzar el gran canal. Este es el puente más famoso de la ciudad. Sin duda, uno de los símbolos de Venecia, sometido a un complejo proceso de restauración en los últimos años. El Ponte di Rialto se construyó entre 1588 y 1591 con un diseño del arquitecto Antonio da Ponte para sustituir al anterior puente de madera, ya que éste se había derrumbado dos veces y había sido quemado en otra ocasión.

 

italy-1053645_1920
El Puente de Rialto

El Puente de los Suspiros, siempre repleto de turistas, es un enclave que no hay que dejar de contemplar. Situado a poca distancia de la Plaza de San Marcos, une el Palacio Ducal de Venecia con la antigua prisión de la Inquisición, cruzando el Rio Di Palazzo. Debe su nombre a los suspiros de los prisioneros que, desde aquí, veían por última vez el cielo y el mar.

gondolier-175990_1920
El Puente de los Suspiros

 

Alrededor de 1800, Venecia, que dependía entonces de Bizancio, era una de las ciudades más importantes del Mediterráneo por el mercado marítimo. En esta ciudad italiana, sólo hay 60000 auténticos venecianos, pero con los turistas la población de esta ciudad italiana se incrementa notablemente.

Desde el año 1900, la localidad veneciana se ha hundido 23 centímetros. Si con el paso del tiempo finalmente se hunde, se convertirá en un verdadero museo submarino. El carnaval, la Biennale y la Mostra, que es el festival de cine más antiguo del mundo, son los tres grandes atractivos culturales de Venecia.

En la Plaza de San Marcos, su basílica es de origen bizantino. En ella, la Iglesia no permite a los turistas grabar o realizar fotos. En este emblemático lugar también se han rodado muchísimas películas. Hay una escena muy famosa de James Bond: Moonraker, en la que el agente especial entra con una góndola en la Plaza de San Marcos. En una comedia romántica reciente llamada “Recién Casados”, el beso épico de Ashton Kutcher en la película se produce en esta misma plaza.

El arsenal militar o los viejos astilleros llevan funcionando desde principios de siglo XII. En esa época hicieron los primeros barcos. Son tres kilómetros de muro. Antiguamente no se podían llevar mujeres en los barcos.

Si habéis estado en Venecia anteriormente, os habréis preguntado cuál es la función de esos troncos de madera que se encuentran al lado de los canales. Antiguamente, los venecianos importaban y cortaban estos troncos y los petrificaban con el fango. Son chatos por arriba y con forma de punto por debajo. Con ellos, intentaban fortalecer la estabilidad de las edificaciones.

Lo que llama la atención de Venecia es que no hay autobuses. Hay vaporettos, cuestan unos 6,50€ y la mayoría de gente intenta no pagar. También hay muchos barquitos pequeños que hacen las funciones de los taxis. Uno de ellos hasta el aeropuerto desde el centro de la ciudad suele rondar el centenar de euros.

Es recomendable visitar la Isola di Lido si estáis en Venecia. En esta isla se desarrolla la anteriormente citada Mostra. El problema de esta isla es que hay muchos mosquitos. En la playa del Hotel des Baines, en el cual se alojan la mayoría de los miembros del jurado y el precio suele rondar los 800€ durante el festival, Luchino Visconti rodó Muerte en Venecia.

Los restaurantes siempre te cobran como mínimo el 12% del precio total por el servicio y un mínimo también por el cubierto. Por lo tanto, si vuestro deseo es no gastar mucho dinero en el viaje no es muy recomendable sentarse, sobre todo en la Plaza San Marcos.

Como última curiosidad, os vamos a citar dos calles venecianas que son un poco atípicas. La primera se llama “Calesela de l’ochio grosso”, en ella las personas anchas no tienen cabida debido a la estrechez de la calle. Por otro lado, “Sotoportego dei Preti” es una calle no apta para las personas altas.

 

 

El encanto de las Canarias

Con los años, la población canaria ha desarrollado gradualmente su propia personalidad que define de una manera muy especial y alegre a los canarios. Una forma de ser que, igualmente, también ha caracterizado su arquitectura. Esto se puede comprobar en las explotaciones y granjas rurales tradicionales, en los pequeños pueblos de casas blancas y en los cascos antiguos de las ciudades. Todo esto en conjunto forman una excelente visión de la identidad canaria. Lugares perfectos para caminar, edificios emblemáticos de gran interés cultural y recovecos con encanto nos hablan del pasado de las islas y sus habitantes. Y para relajarse, nada mejor que una parada en el camino para degustar el vino de la zona o un plato tradicional rodeado por la belleza de todas estos lugares.

Las Canarias os abren las puertas de sus bellas y cosmopolitas islas para unas vacaciones relajantes de carácter cultural bajo el sol. El archipiélago con sus aguas color turquesa y sus legendarios habitantes os esperan para ofreceros su famosa hospitalidad.

El archipiélago canario está formado por siete islas principales (La Palma, Tenerife, El Hierro, La Gomera, Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote) y seis islas más pequeñas. Dividido en dos provincias: Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, las Islas Canarias son el hogar de un fascinante paisaje volcánico. Este relieve exótico, al combinarse con una exuberante vegetación y unas playas de película convierten a las Canarias en un destino perfecto para los amantes de la naturaleza.

Las Islas Canarias disfrutan de un clima tropical y soleado, aunque es conveniente destacar que hay que tener cuidado con las lluvias y diluvios de los últimos meses del año, principalmente en octubre y noviembre. Es preferible viajar a las Islas Canarias en verano, ya que tendremos garantizado un clima agradable y una temperatura del mar que oscilan los 22ºC.

 

¿Qué visitar en las Canarias?

En Las Islas Canarias es difícil no rendirse al pico más alto de España: el Teide, en la isla de Tenerife. Es el tercer volcán más grande en tamaño en el mundo, su cráter es de 45 kilómetros. La flora, muy importante en la isla, también está presente en lo alto del Teide, el cual también es el hábitat de una especie de violeta que crece a más de 2000 metros de altitud.

En la isla de Tenerife, es recomendable visitar el zoológico Loro Parque, con renombre mundial por su extraordinario espectáculo de delfines y una colección de plantas tropicales. El centro es también el hogar del “pinguinarium” más grande del mundo. También se incluye la mayor colección de loros con más de 4.000 aves (más de 350 especies y subespecies) repartidos por todo el parque.

 

Cocina canaria

Con el clima de las Islas Canarias favorable, es recomendable vagar a través de la naturaleza salvaje, en busca de un buen lugar para comer. No hay nada como disfrutar de algunas tapas o un aperitivo, a menudo incluyendo unas papas, chorizo y queso de cabra en los menús de sus restaurantes, tras dar un paseo por las playas canarias. Las Islas Canarias también son famosas por sus sopas, caldos y potajes como platos de entrada. El plato que no os debéis perder es el puchero, un tipo de cocido con carne de cerdo y chorizo acompañado con garbanzos, patatas, calabacín y maíz.

También puede probar el conejo frito en salmorejo, marinado previamente en una salsa a base de aceite, vinagre, comino y pimientos, que es tradicionalmente conocida en Canarias como mojo picón o mojo rojo. Para el postre pruebe un flan o tarta de queso típico del archipiélago. Por último, no podemos hablar de cocina canaria sin referirnos al mundialmente conocido plátano de Canarias.

Un recorrido por los tres grandes museos (III)

Museo del Prado

Si estáis de paso por Madrid, no os podéis perder este magnífico museo. Instalado en un edificio neoclásico, reúne la colección más grande en el mundo de los maestros españoles jamás expuesta. Por su parte, las escuelas italiana y flamenca también están muy bien representadas.

Historia

En el siglo XVIII, a diferencia de otras capitales europeas, Madrid aún estaba subdesarrollada. Carlos III  decidió construir en la capital un gran espacio urbano repleto de edificios importantes para la ciencia. De Cibeles a Atocha,se construyeron en el Prado algunas fuentes monumentales (Cibeles, Neptuno), se adornó la zona con árboles y el monarca le propuso a su arquitecto Juan de Villanueva el proyecto de un edificio para el Museo de Historia Natural. Más tarde, el Prado dará su nombre al paseo (Paseo del Prado) y al museo (Museo del Prado).
Villanueva diseñó para este museo de las ciencias un gran monumento con galerías alrededor de una rotonda con columnas neoclásicas, como se realizaba en aquellos tiempos. El proyecto es aprobado por Carlos III en 1785, pero la guerra de la independencia contra los franceses paraliza la construcción del museo y el edificio será utilizado por el ejército de Napoleón.

Inspirado por su esposa Isabel, Fernando VII (1813-1833), nieto de Carlos III, hace modificar el proyecto de creación del Museo Real de Pintura con el fin deexponer al público la colección real. Esta decisión permite completar el proyecto de Villanueva de 1785, añadiendo a ella un gran friso (en honor del Rey) en la puerta oeste, la que domina el Paseo del Prado (puerta de Velázquez).

El Museo Real fue inaugurado por Fernando VII en 1819 y reunió las obras de los grandes pintores españoles, pero también exhibió las obras de pintores italianos y flamencos, propiedad de la monarquía española.

Durante la revolución de 1868, el Museo Real se convirtió en el Museo del Prado y en 1918 se realizó su primer extensión. En 1936, con la nueva república, Pablo Picasso, con su prestigio nacional e internacional, fue nombrado director del museo por el gobierno de la República, pero debido a la guerra civil nunca ocupó su puesto.

El museo

Desde que abrió en 1819, el Museo del Prado ha adquirido una increíble cantidad de pinturas, esculturas, grabados, dibujos y piezas decorativas representativas en la historia del arte española, formando una de las colecciones más bellas de Europa.

Construido para la antigua colección real de España, este museo real se convirtió en el Museo Nacional de Pintura y Escultura antes de tomar el nombre que conocemos hoy en día, el Museo Nacional del Prado. Tiene cerca de 7600 pinturas, 1000 esculturas, 4.800 estampas y 8.200 dibujos, además de numerosos documentos históricos.

En este museo podréis admirar más de 1300 objetos expuestos en el edificio principal. El alcance de esta colección puede ser un verdadero dolor de cabeza para aquellos que deseen elegir qué ver, pero el Prado ha establecido tres rutas para disfrutar las mejores obras de la época románica en el siglo XIX.

Una vez dentro, se puede alquilar una guía de audio para obtener de forma rápida información sobre las obras de artistas como Bartolomé Bermejo, Pedro Berruguete, Sánchez Coello, El Greco (Dominikos Theotokopoulos), Ribera, Zurbarán, Murillo, Alonso Cano, y los de sobra conocidos por todos, Velázquez y Goya.

La visita

El Prado tiene tres niveles. En la planta baja se encuentran las escuelas flamenca, italiana y alemana. Una habitación entera está dedicada a Jérôme Bosch (1450-1516), uno de los pintores favoritos de Felipe II. Se puede admirar, entre otras obras pictóricas, El jardín de las delicias, su representación del cielo y el infierno. Normalmente en la planta baja se encuentran las últimas obras de Goya.

El primer nivel puede ser considerado el corazón del Prado. Aquí es donde se encuentran las obras más notables. Los maestros españoles de los siglos XVII y XVIII están en exhibición en esta planta. La colección de Velázquez es simplemente excepcional. La primera planta también presenta las figuras más importantes del Renacimiento italiano, como Fra Angelico, Botticelli y Mantegna.

meninas velazquez
Las Meninas, se considera la obra maestra del pintor del Siglo de Oro español Diego Velázquez

Por último,en el segundo piso, recientemente amueblado, se encuentran las obras más notables del siglo XVIII en Europa. Esta planta acoge también la magnífica colección de Goya.

El Casón del Buen Retiro, que se encuentra inmediatamente detrás del Museo del Prado, presenta obras pictóricas del siglo XIX y de principios del XX, principalmente pinturas neoclásicas y románticas.