¿Cuál es el país más feliz del mundo?

Noruega ha destronado a Dinamarca como “el país más feliz del mundo” según el Informe Mundial de la Felicidad 2017 (World Happiness Report 2017), un estudio internacional de la felicidad presentado el pasado lunes en Nueva York. España ocupa la posición 34.

El World Happiness Report de la red de soluciones para el desarrollo sostenible (ENDS) es un programa global lanzada por la ONU en 2012. Este año ha tenido lugar la quinta edición  de este informe, que trata de cuantificar la felicidad de las personas y su bienestar subjetivo desde la perspectiva de la construcción de sociedades más sanas y eficaces.

Es la primera vez que Noruega alcanza la cima de la clasificación, seguido en orden por Dinamarca, Islandia, Suiza, Finlandia y los Países Bajos. Canadá, séptima, es el primer país no europeo en la lista.

Bélgica ascendió un lugar en comparación con el año pasado y consiguió la posición decimoséptima, inmediatamente detrás de Alemania (16) y delante de Luxemburgo (18) y Reino Unido (19). Francia se encuentra en la posición 31, Arabia Saudí en la 37, la 48 la ocupa Italia, y la 77, Croacia, entre otros países.

En la cola del pelotón de los 155 países encuestados se encuentran países de África subsahariana, el sur de Sudán, Liberia, Guinea, Togo, Ruanda, Tanzania, Burundi y la República Centroafricana, cerrando la clasificación. Añadido a Siria y Yemen, devastados por la guerra.

La clasificación se basa en seis factores: el producto interno bruto (PIB) per cápita, la esperanza de vida en buena salud, la libertad, la generosidad, el apoyo social y la percepción de corrupción en el gobierno o en los negocios.

La información completa de esta clasificación la podéis encontrar aquí.

Anuncios

Preikestolen, un púlpito frente al fiordo noruego

Preikestolen o Prekestolen es una formación rocosa en la costa sudoeste de Noruega, cuyo nombre significa “púlpito” o “tribuna”. Está situada en el Lysefjord, en el distrito de Ryfylke, provincia de Rogaland. La localidad más cercana es Jørpeland. Preikestolen recibe casi 100.000 visitantes cada año.

norway-810595_1920.jpg

 

Cómo desplazarse al lugar más cercano a Preikestolen

Para llegar al lugar hay que desplazarse a la ciudad más cercana, Stavanger, que dispone de aeropuerto propio conectado a las principales ciudades europeas. En el caso nacional, esta localidad tiene conexiones diarias con los lugares más importantes del país noruego mediante ferries. Es el caso del puerto de Oanes, al otro lado del fiordo. El recorrido dura menos de media hora y desde ahí salen autobuses que en unos 20 minutos te llevan hasta el punto de partida del viaje, Preikestolhytta, que se encuentra a más de 200 metros sobre el nivel del mar.

En cuanto al desplazamiento a lugar por tren, NSB, los Ferrocarriles Nacionales de Noruega, cuenta con salidas diarias de Oslo a Stavanger y el viaje tarda unas siete horas y 30 minutos.

El alojamiento más cercano es la Preikestolhytta, una serie de cabañas de madera situadas al lado de un lago, justo en el aparcamiento donde te dejan los autobuses para empezar el ascenso al Preikestolen.

 

Cómo llegar al mirador una vez allí

Desde dónde te dejan los autobuses turísticos, hay que caminar sobre unas cuatro horas hasta llegar a nuestro destino. El camino se realiza a través de senderos de montaña y lagos glaciares.

En lo referido a la roca en sí misma, hay que destacar que es un saliente que se asoma sobre el vacío con unas magníficas vistas al Lysefjord, con una caída vertical de seiscientos metros. La meseta superior mide unos 25 m x 25 m. Desde el punto de vista geológico, algún día el púlpito cederá y caerá al fiordo. La caída del fiordo ocurrirá, según la leyenda, cuando cinco hermanos se casen con cinco hermanas.

 

Seguramente os olvidéis del duro recorrido que habéis hecho, del dolor de piernas y del cansancio una vez que hayáis alcanzado la cima.

Al margen del ascenso, siempre podéis escalar formaciones montañosas a lo largo del fiordo, hacer senderismo, ir de excursión en los páramos, ir en bicicleta en las islas, nadar en los fiordos, o realizar un crucero por el Lysefjord.