Las Islas Galápagos, naturaleza en estado puro

Se dice que han inspirado la teoría de la selección natural de Darwin. Frente a Ecuador, las Islas Galápagos concentran una densidad única de especies vegetales y animales, algunas salidas directamente de la prehistoria. Un viaje a las Galápagos es sinónimo de viaje al fin de la Tierra.

En las Galápagos, tanto en la superficie terrestre como en el mar, los animales no temen a los humanos y se acercan a las personas sin pestañear. Uno de lugares en lo que esto es posible se llama “Los Túneles”. Debe su nombre a las innumerables cavidades que la lava ha creado por el océano durante miles de años. Este es uno de los sitios más variados para bucear a una hora en barco de Isabela, la isla más grande de este archipiélago volcánico que aflora en pleno Océano Pacífico, a mil kilómetros de las costas ecuatorianas. Un paisaje lunar invadida por el agua. Mágico.

Aquí, la fauna submarina pasea a pocos metros de profundidad en el agua clara. Indiferente a los buzos que llegan a cuentagotas, bajo la atenta mirada de los guías naturalistas del parque nacional que se encuentran en casi todo el archipiélago. No es frecuente ver más de dos lanchas rápidas simultáneamente. Además es poco, dada la inmensidad del sitio. Si os decidís por bucear en las aguas encontraréis todo tipo de animales marinos: desde tortugas y caballitos de mar, pasando por focas, delfines, langostas y peces de colores, hasta los depredadores más peligrosos de las profundidades, los tiburones. Iguanas y tortugas gigantes causan la admiración y captan la atención de los visitantes.

 

Excursiones para un día

El archipiélago de Galápagos tiene trece islas grandes, seis pequeñas y una miríada de islas rocosas esparcidas en más de 80.000 km2. Es la parte visible de una cadena de volcanes submarinos todavía activos, los conos todavía escupen humo y vomitan lava. Algunos están descubiertos, como Alcedo o Sierra Negra, situados en el corazón de Isabela. Sólo cinco islas están habitadas por menos de 20.000 habitantes, concentrados en el puerto y dedicada a las ciudades turísticas o la preservación de la naturaleza.

Hay dos maneras de visitar las islas:

  • La primera opción es en un pequeño barco que autorice el cabotaje de isla en isla según un itinerario con la ruta muy marcada. Las plazas son limitadas y caras, es mejor reservar con antelación y doblar el horario impuesto.
  • La segunda opción, algo más autónoma y cara, consiste en llegar en avión desde el puerto ecuatoriano de Guayaquil a Baltra, la isla aeroportuaria contigua a Santa Cruz y unirse a Puerto Ayora en taxi compartido.

 

Volver a las raíces

Es un lugar único en el mundo por su geología, por su ecosistema y por su biodiversidad. Esto, dicen, que inspiró la teoría de la evolución de las especies de Darwin, después de que hubiese permanecido algún tiempo en las islas en 1835. “Muchos de los animales que aquí existen, no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. Algunos apenas han evolucionado desde su aparición en la masa de tierra volcánica” comentan muchos guías naturalistas de la zona. “Gracias a la ausencia de depredadores, no han tenido mucha necesidad de adaptarse con el fin de prosperar. Las familias de las especies que vivían en la época por el continente, en su mayoría se han extinguido”.

Muchas familias de aves acreditan esta tesis, incluyendo los famosos pinzones de las Galápagos estudiadas por Darwin. El Pinzón de Darwin es el nombre con que se conoce a quince especies diferentes pero estrechamente relacionadas, que Charles Darwin descubrió en las Islas Galápagos durante su viaje en el Beagle.

Anuncios

Creta, capital por excelencia del buceo

Creta es uno de los destinos de vacaciones más popular en el mundo. Es la isla más grande de Grecia y la quinta en tamaño del mar Mediterráneo. El archipiélago cretense conforma una de las 13 periferias y una de las 7 administraciones descentralizadas de Grecia.

Rodeado de aguas cristalinas, es un paraíso en el corazón del Mediterráneo. A principios de 1990 el turismo de buceo dio sus primeros pasos tímidos en el país heleno. El mayor número de centros de buceo y un centro de formación está situado en Creta, en Corfú y en Atenas.

Los mares griegos están englobados entre las zonas arqueológicas más importantes en el mundo. De hecho, en el fondo de sus mares se encuentran ciudades sumergidas, asentamientos prehistóricos costeros, torres, puertos antiguos y grandes naves que naufragaron. Según la literatura, una de las compañías de localización y descubrimiento de restos de naufragios en Grecia más destacada fue la realizada por el famoso explorador francés Jacques-Yves Cousteau y su barco, el Calypso.

En 1975, el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Oficina de Turismo griego (EOT) invitaron al oceanógrafo Cousteau a Grecia para que continuase su investigación sobre el “A la recherche de l’Atlantide” (En busca de la Atlántida). Arqueólogos griegos y un gran equipo del Instituto de Investigaciones Marinas de Antigüedades (IENAE) conformaron la misión.

La investigación de Cousteau se llevó a cabo en varias regiones, incluyendo Creta, Heraklion, las islas de Dia y Pseira, Cavo Sidero y la bahía de Agia Pelagia. Los resultados de la misión fueron particularmente importantes, incluyendo información relativa al Neolítico, a la antigüedad y hasta a la segunda guerra mundial. La pequeña isla de Dia, deshabitada, que se encuentra frente a Heraklion, fue el sitio del descubrimiento de cuatro restos de la antigüedad, de anclas venecianas y un puerto submarino que data de más de tres mil años de antigüedad.

Uno de los hallazgos más importantes fue el naufragio del buque insignia “La Thérèse” de la flota francesa, que se hundió hace más de tres siglos. Una gran cantidad de secretos de la nave permanecieron en la parte inferior durante décadas, hasta 1976, cuando Jacques-Yves Cousteau y su equipo (asistido por los buceadores de Creta) recuperaron alrededor de 130 objetos cotidianos como monedas, así como también elementos de guerra (principalmente, bombas). Pero lo que los llevó a identificar los restos del naufragio como el de “La Thérèse” fue un cañón de bronce que llevaba el emblema de Carlos IX de Francia y los artículos personales del Duque Navaille. Muchos de los objetos encontrados se conservan actualmente en el fuerte “Koules”, en el puerto de Heraklion y el Museo Histórico de Creta.

Cabe señalar que de acuerdo con las leyes vigentes en Grecia, el servicio arqueológico griego tiene la capacidad de recurrir a cualquier metro cuadrado de mar para permitir el buceo en sitios específicos y limitados en su alcance y número. Por otra parte, de acuerdo con el artículo que se refiere a la protección jurídica y la gestión marítima, las antigüedades marítimas son calificadas como históricas si tienen más de 50 años y el buceo está prohibido a menos de 300 metros a la redonda de cualquier vestigio.

Sin embargo, la mayoría de los buceadores no están de acuerdo con esta decisión y piden que les indiquen qué parte del mar y del fondo son considerados como lugares arqueológicos y que permitan a los aficionados del buceo submarino disfrutar de su hobby. Pero más allá de las ciudades sumergidas, el simple nadador puede ver fácilmente la belleza de los fondos marinos y la riquísima vida marina en la mayoría de las playas de Creta.