Un atardecer en Cádiz

“Mereció la pena esperar más de una hora en el paseo a que se ocultara el sol en el horizonte. Sin duda, fue una maravilla de la naturaleza. Tanta belleza es inenarrable. Las tonalidades del cielo en los atardeceres de Cádiz son únicas.” Estos eran los comentarios generalizados de la gente que nos encontrábamos en la entrada del Parador Nacional de Cádiz, aguardando a que el astro rey se escondiese definitivamente tras aquel océano azul.

Los vientos cruzados del Atlántico y el Mediterráneo quizás sean los culpables de que los gaditanos posean ese carácter abierto y alegre que cautivan a los visitantes. También la claridad deslumbrante de sus calles con aspecto colonial, y el contraste de esos cruceros colosales que atracan en el puerto, convierten  esta sirena del océano, como la denominara Lord Byron, en una ciudad imprescindible para el turista.

Al son de una guitarra, se puede disfrutar en cualquier terraza del pescado frito, admirando las playas repletas de gente joven y de animación estival. El ambiente que se respira en la ciudad, sobre todo cuando uno se deja arrastrar por las callejuelas llenas de historia y de vida, la convierte en un referente turístico de primer orden.

 

¿Qué monumentos no os debéis perder si viajáis a Cádiz?

La catedral, la Iglesia de Santa Cruz, el Gran Teatro Falla, la Iglesia de Santo Domingo, la Plaza de España, la Iglesia de San Antonio y la Puerta de Tierra son los edificios más emblemáticos de la ciudad gaditana.

 

Playas de Cádiz:

IMG-20160331-WA0000

De arena fina y dorada, las playas gaditanas son consideradas por algunos como las mejores playas del sur de Europa.

La Caleta: Situada en el centro histórico de la ciudad, nos ofrece medio kilómetro de arena blanca entre los castillos de Santa Catalina de San Sebastián, se encuentra el faro del mismo nombre.

Santa María del Mar: Es la playa más septentrional de las que están abiertas hacia el oeste. Con una longitud aproximada de 400 metros de largo, se extiende entre las murallas antiguas, desde las que podemos admirar el espectáculo colorido de la ciudad gaditana, resaltando principalmente la catedral y el casco histórico de Cádiz.

La Victoria: Se trata de una playa de 3 km de largo rodeada de un agradable paseo, en el que los bares cercanos animan las noches veraniegas. En las inmediaciones encontraréis muchos hoteles, bares y restaurantes.

Cortadura-Torregorda: Considerada como una playa virgen, es la más larga del municipio (más de 3900 metros). También es la que tiene el aspecto más natural, gracias a sus dunas.

 

Úbeda y Baeza, dos diamantes renacentistas

Visitar Úbeda y Baeza es dejarse hechizar por dos ciudades llenas de historia, donde el tiempo se ha detenido, en el que el legado de la piedra les ha concedido el logro de convertirse en “Patrimonio Mundial”. El paisaje está definido por museos, iglesias y palacios renacentistas, así como de inmensos campos de olivos que bordean ambas ciudades, separadas la una de la otra por sólo ocho kilómetros.

Los dos lugares se sitúan entre los valles del Guadalquivir y el río Guadalimar. La ubicación estratégica de Úbeda y Baeza, en el antiguo camino que unía Castilla y Andalucía fue muy apreciado por tanto los dirigentes romanos como por los gobernantes árabes. Conquistado por los cristianos en la primera mitad del siglo XIII, las dos ciudades llevan a cabo un papel importante durante el reinado de Carlos V.
A pesar de su pequeño tamaño, cerca de unos 16 000 habitantes, Baeza es también un gran centro universitario internacional en España.

 

  • En Úbeda:

ubeda plaza-vazquez-de-molina

– Capilla Sagrada del Salvador (Plaza Vázquez de Molina)

Esta es una de las joyas arquitectónicas más bonitas e icónicas del renacimiento español. También es probablemente el mayor edificio religioso privadaodel siglo XVI. Fue encargado por Francisco de los Cobos, secretario de Estado de Carlos V y consejero de Felipe II. Fue diseñado por Diego de Siloé, arquitecto de la catedral de Granada, pero fue Andrés de Vandelvira, quien dotó al edificio con su impresionante fachada plateresca y realizó la sacristía. El retablo es una obra de Berruguete y las barandillas del maestro Bartolomé.

– Hospital de Santiago (Calle Obispo Cobos)

Considerado como “El Escorial andaluz”, es una de las obras más completas de Andrés de Valdenvira. Pasamos de una fachada sobria a un interior espléndido con una capilla que da la medida del genio de su autor, así como dos torres que dominan la ciudad. Hoy en día, el edificio es el centro cultural de la ciudad, pero también es un auditorio y un centro de acogida para congresos y convenciones en Úbeda.

– Palacio Vázquez de Molina o de Las Cadenas (Plaza Vázquez de Molina)

José Vázquez de Molina, secretario de Felipe II, encargó la construcción de este palacio a Andrés de Vandelvira en el siglo XVI. Se llama Palacio de las Cadenas por las cadenas de hierro entre las columnas que rodean la entrada principal. El edificio alberga el ayuntamiento, el archivo histórico de Úbeda y un centro de interpretación turística sobre el Renacimiento.

– Palacio del Decano Ortega (Plaza Vázquez de Molina)

Edificio renacentista del siglo XVI. El palacio alberga el Parador Nacional de Turismo de Úbeda. De nuevo, Andrés de Vandelvira fue el encargado de realizar las columnas dóricas que se aprecian en la fachada, las cuales están coronadas por ángeles que sostienen los brazos del fundador. En el interior, las dependencias se organizan en torno a un patio renacentista muy agradable con una doble galería.

– Palacio Vela de los Cobos (Calle Juan Montilla)

Andrés de Vandelvira construyó el palacio en la mitad del siglo XVI y las obras fueron dirigidas por Francisco Velaa de los Cobos, consejero de Úbeda. La fachada está coronada por una elegante galería que se extiende en las esquinas, en la que el artista imaginó balcones “rotos” que evocan el poder y linaje.

– Basílica de Santa María de los Reales Alcázares (Plaza Vázquez de Molina)

Fue uno de los principales templos de Úbeda, y su fachada reposa sobre antiguas murallas medievales. El interior está elevado sobre una mezquita del período islámico en la ciudad. Éste es uno de los monumentos culturales más importantes de Úbeda, incluyendo su superposición de estilos que lleva a los visitantes desde el siglo XIII hasta el siglo XIX.

– Casa de Las Torres o Palacio de los Dávalos

Tiene una fachada plateresca flanqueada por dos torres imponentes, y decorada con finos relieves escultóricos y gárgolas góticas.

 

  • En Baeza:

baeza-fuente-de-los-leones.jpg

– Catedral (Plaza Santa María)

Fue construida sobre los restos de una antigua mezquita y ha sufrido muchas transformaciones arquitectónicas. La Puerta del Perdón, que data del siglo XV es de estilo gótico, mientras que la fachada principal es renacentista. En el interior, el retablo principal es de estilo barroco.

– Palacio de Jabalquinto (Plaza Santa Cruz)

De estilo gótico (siglo XV), su fachada está decorada con puntas de diamante y escudos de armas. Se corona con una galería renacentista en su interior, donde también hay un patio sobrio renacentista y una escalera monumental barroca. Ahora este edificio le pertenece a la Universidad Internacional Antonio Machado.

– Antigua Universidad e Iglesia de San Juan El Evangelista (Calle Beato de Ávila)

Edificio del siglo XVII, con fachada manierista. Alberga un relieve de la Santa Trinidad. En su encantador patio, un monumento a Antonio Machado conmemora clases de gramática francesa que dio entre 1912-1919 en la universidad. Podemos visitarv todavía sus salas de clase y el anfiteatro de dicha universidad.

– Antiguo seminario San Felipe Neri (Plaza Santa María)

Fundado como un seminario en el año 1660 por el obispo de Jaén, Fernando Andrade de Castro, ahora alberga la sede de la Universidad Internacional de Andalucía. En el exterior, destaca su fachada y en su patio interior, sus columnas toscanas.

olive-845177_640
Tierra de olivos.